Carillas dentales, la mejor opción

¿Qué son las carillas dentales?

Con las carillas dentales conseguirás una sonrisa más bonita. Todos sabemos que una hermosa sonrisa, es una buena carta de presentación. A través de ella, nos comunicamos con nuestros semejantes, llegando incluso a convertirse en uno de los recursos sociales más importantes. Pero no siempre es fácil sonreír sin complejos. A veces, tenemos ciertas imperfecciones que nos impiden sonreír abiertamente y nos puede generar ciertos problemas psicológicos. Por este motivo, la mejor solución son las carillas dentales para olvidarnos de cualquier complejo.

Carillas dentales: sonrisa bonita

Las carillas dentales también conocidas como facetas dentales o bien carillas estéticas son pequeñas láminas que se adhieren en la parte externa de los dientes mediante un cemento que las fija firmemente. Su objetivo es corregir problemas estéticos causados por fracturas, decoloración de los dientes, caries, etc. El resultado que se obtiene son dientes más blanco pero con un aspecto natural.

¿Qué tipos de carilla dentales existen?

Encontramos principalmente dos tipos de carillas dentales: carillas de composite y carillas de porcelana.

  1. Carillas de composite

Son carillas baratas, rápidas de colocar y de menor calidad. Por ello, se fracturan rápidamente, requiriendo una revisión casi diaria de las mismas.

  1. Carillas de porcelana

Estas carillas tienen un mejor resultado y su coste es mucho más elevado que las anteriores. Mantienen su color, aspecto y brillo por bastante tiempo sin necesidad de limpieza bucal.

En cualquier caso, no debemos olvidar que las carillas son un método de estética dental y no pueden utilizarse en ningún caso si se tiene problemas de salud dental que requieran ser tratados, ya que las carillas cubren, no curan.

¿Para qué sirven las carillas dentales?

Las carillas dentales son la mejor solución para conseguir una buena estética dental. Al tratarse de unas coberturas bucales, las carillas van a substituir visualmente a los dientes en los que se pongan, entonces a la hora de sonreír se verán las carillas y no tus dientes originales. De ahí, que las carillas puedan utilizarse para alterar aspectos visuales de los dientes delanteros como la forma, color, etc. Pero en los dientes siguientes (molares y premolares) se emplean coronas o fundas bucales para su mayor rigidez.

Carillas dentales: la mejor opción¿Para qué usamos más particularmente las carillas dentales?

  • Cubrir determinadas fracturas: por ejemplo, cuando una persona se ha dado un golpe y se le parte un trozo del mismo.
  • Cubrir espacios interdentales: en el caso de que dos dientes estén muy separados entre sí (lo que se conoce como diastema), pueden ponerse carillas estéticas para cubrir ese espacio.
  • Corregir la forma de los dientes: cuando un diente es más corto, tiene un saliente extraño, o está desalineado se coloca una carilla para cubrir los dientes y que de esta manera se queden a la manera deseada.
  • Blanquear los dientes: es uno de los métodos, al igual que el blanqueamiento dental, más efectivo para conseguir un color más blanco de los dientes.
  • Además, las carillas son un correcto medio para dar solución a los dientes torcidos, separados, agrupados o bien montados, siempre y cuando sea un nivel leve, si no se deberá recurrir a la ortodoncia para solventar el problema.